Seguidores:

24 de agosto de 2013

Cuando te vas.

Tu olor en mi nariz, el sabor de tu besos y calor de tus labios, abrazos y caricias insuficientes de hace a penas varias horas. Miradas perdidas en pensamientos sobre cómo tus manos recorrerán cada milímetro de mi cuerpo, sonrisas incontrolables e involuntarios mordiscos a mi insatisfecho labio inferior a cada mínimo gesto tuyo por pequeño que sea, como me olvido del mundo a la par que quedo sumergida en el el mar de tu mirada, la satisfacción de poder hacerte mío y esa infinidad de cosas que corren por mi mente erizando mi piel.
Quizá el motivo sea mi falta de cordura, quizá felicidad. Ya no estoy tan segura, pero me encanta.
Me encantas.