Seguidores:

27 de marzo de 2013

Pedro.

Nunca se me ha dado bien escribir este tipo de cosas, pero para mi él era, es, y será mucho. Desde finales de 2011 ha sido de las pocas personas que ha sabido hacerme reír de verdad y me ha echo llorar, la mayoría de las veces de felicidad. Nos habíamos distanciado y ya no hablábamos, más que nada, por orgullo. Él era un orgulloso, un creído y un cabezota, pero joder, como le quiero. Y cuánto le echaré de menos. Como desearía que esos ojos verdes volvieran a abrirse y me dijesen "eh, princesa, no llores, que ya estoy aquí", que vuelva a asustarme cuando veíamos los fantasmas, que me diga que me quiere y todas las gilipolleces que hacíamos tiempos atrás.
¿Qué hacemos cuando alguien tan importante se va? No sé, llorar, intentar superarlo, por él, porque no querría vernos llorar y desear volver a la normalidad, pero entonces recordamos que no se puede volver a la normalidad si ya no está, las cosas que antes hacíamos, las canciones que escuchábamos, ¿cómo volver a hacerlo si ya se ha ido?
Dios, hay que sonreír, joder, por él, porque ahora, ahí arriba, él esta mejor que cuando estaba aquí entre nosotros, porque ahora es feliz con su madre, porque ya no sufre.


Siempre estarás con nosotros, idiota, siempre serás mi príncipe. Descansa.

1996-2013. Te quiero.

6 de marzo de 2013

Llegarán tiempos mejores. O eso dicen.


Y cuando piensas que ya no puedes más, que has tocado fondo y que lo que toca ahora es subir te das cuenta que aún puedes bajar más. Que los que antes lo significaban todo están acabando con su vida y que los que ahora están no saben sacar las mismas sonrisas.
Cambias y todo se desarma. No te reconoces, no te reconocen ¿acaso importa? Lo dejas todo de lado. Abandonas. Te dejas llevar.
Lágrimas como rutina diaria, tijeras como amigas, báscula como enemiga y música como antidepresivo ¿Algo más? Fin de la historia. 
Una persona desespera, mientras los demás sudan de ti.
Es difícil, crees que superas una piedra y otra más grande te aplasta.

Pero quizás debes saber que hasta las piedras más grandes pueden levantarse, que eres una chica fuerte, que las nubes se van y el sol vuelve a su sitio.